INSCRÍBETE:
info@foro-icv.org   963879160

Hacia una economía de la calidad de vida

(10 votos)
Ha finalizado 2009 en una situación de crisis y desconcierto sobre lo que cabe esperar del futuro. Se habla de economía sostenible y de un modelo productivo basado en el conocimiento, pero no afloran ideas que vayan más allá de aplicar de manera continuista las medidas que, si bien han podido servir en el pasado, no parecen ser las soluciones que exigen los nuevos tiempos y condiciones por venir.

No cabe duda de que buena parte del crecimiento económico experimentado en el siglo XX y en los inicios del siglo XXI ha sido consecuencia del desarrollo tecnológico y de los cambios vertiginosos que ha provocado en las economías de mercado, ávidas de beneficios que batían records año tras año y de un consumo acelerado en el que las personas han desempeñado el rol fundamental de productoras y consumidoras.

No obstante, el mundo ha entrado en el siglo XXI inmerso en un debate global que pone en duda la capacidad del planeta para sostener el crecimiento demográfico y el desarrollo económico actuales, al tiempo que las llamadas economías emergentes reclaman su derecho a contaminar y explotar los recursos naturales para que sus ciudadanos alcancen niveles de calidad de vida cercanos a los de los países del llamado primer mundo. A nadie se le escapa lo que eso significa y sus consecuencias. Chindia, en referencia a China e India, reúne a casi la mitad de la población mundial.

Los valores en los que se apoya nuestra civilización y el sentido común señalan que necesitamos un modelo socioeconómico que contribuya, a través de la aplicación del conocimiento, al desarrollo de las personas como miembros de una organización social, cultural, ambiental y económicamente sostenible.

Así surge la denominada Economía de la Calidad de Vida, que está basada en el desarrollo, producción, distribución y provisión de bienes y servicios con el objetivo de maximizar el cociente entre su contribución a la mejora de la calidad de vida de las personas y la suma de su coste económico y de sus costes ambiental, social y cultural; estos últimos establecidos a través de la acción reguladora e impositiva de los estados (penalizando la emisión de gases de efecto invernadero, gravando el dumping social, desarrollando políticas de discriminación positiva para proteger las culturas autóctonas, etc.).

Estas ideas dieron lugar hace años a una aproximación que ha cobrado de nuevo una gran vigencia: la Innovación Orientada a las Personas. Este enfoque ha ganado terreno al empuje tecnológico como modelo de innovación, dando pie a diferentes aproximaciones como los sistemas sociales de innovación o el diseño participativo, por citar algunas, que siempre sitúan al ciudadano en el centro de la innovación.
En correspondencia con estas ideas, se postula una creciente toma de poder del consumidor en los sistemas de innovación e incluso se propugna que las personas abandonen un papel pasivo como meras fuentes de información útil en los procesos de innovación para desempeñar un rol activo como codiseñadoras o cocreadoras de los bienes y servicios que utilizarán.

Se trata de que sus valores y su desarrollo como personas impregnen la ley de la oferta y la demanda. Una demanda, definida por sus necesidades y preferencias, en equilibrio con una oferta sujeta, a su vez, a las condiciones marcadas por la sostenibilidad, lo que abrirá infinidad de oportunidades para el desarrollo y explotación de nuevos bienes y servicios como consecuencia del cambio de reglas que determinan el actual funcionamiento del mercado.

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el 28 de febrero de 2010)

 

 
Banner
Banner

Declaración Economía y Calidad de Vida

Archivo de entradas

¿Qué es el Foro?

El Instituto de Biomecánica de Valencia acoge la III Edición del Foro sobre innovación, economía y calidad de vida, que tendrá lugar el próximo 21 de junio de 2012.
Desde la puesta en marcha de esta iniciativa en el 2010, el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación CVIDA han seguido trabajando en la conceptualización de la Economía de la Calidad de Vida como un nuevo modelo que permita el desarrollo de las personas y garantice su bienestar como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible (DECLARACIÓN SOBRE INNOVACIÓN, ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA).
Esta tercera edición abordará cómo las compras y el consumo para la calidad de vida pueden ejercer de palancas del cambio de modelo productivo.

El Primer Foro concluyó con una declaración en la que se propusieron 10 líneas de intervención y 38 propuestas concretas para avanzar en el desarrollo de este modelo.