INSCRÍBETE:
info@foro-icv.org   963879160

Sostenibilidad, una y trina

(5 votos)

Hace unas semanas, la Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, manifestaba la preocupación que la propuesta presentada por la Comisión Europea sobre la reforma de la Política Pesquera Comunitaria había despertado entre el sector pesquero español al fijar unos criterios de sostenibilidad ambiental, y alertaba sobre sus efectos en nuestra pesca extractiva. La Ministra criticaba que la Comisión Europea defendiera la sostenibilidad ambiental pero no así la sostenibilidad social y económica.

Esta postura resulta cuanto menos ambigua en la medida en que creamos necesario que los políticos aspiren a una concepción sistémica de la sostenibilidad como camino hacia un nuevo modelo de desarrollo. Sin embargo, en su discurso acababa reprochando a la Comisión Europea el haber cedido en exceso a las presiones de los ecologistas. Y es que, por desgracia, aunque se defienda la integración de las tres dimensiones de la sostenibilidad, los agentes que impulsan cada una de ellas no son los mismos y, como consecuencia, no tardan en hacerse patentes las tensiones entre ellos. Claro está que, curiosamente, cuando es al revés y se clama por la sostenibilidad ambiental e incluso social de actividades que nacen con un marcado propósito económico, son menos las voces que se alzan y pocas las veces en que estas actividades se ven alteradas, sobre todo en tiempos de crisis.

Para corregir o aliviar estas tensiones resulta necesario disponer de procedimientos que utilicen criterios y formas de medir las tres dimensiones de la sostenibilidad en igualdad de condiciones. Una de las vías para lograrlo es introducir, además de los costes relacionados con la sostenibilidad económica, una medida también económica del impacto asociado a las dimensiones social y ambiental. El efecto positivo de las paradas biológicas sobre el posterior incremento de la pesca, las consecuencias de la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en términos de ahorro económico gracias a un menor consumo de electricidad son, por citar algunos, ejemplos de ello.

Otro escollo a superar es el tiempo que ha de transcurrir para que se perciba el efecto de estas medidas. Con frecuencia, el impacto económico y social a corto plazo (en ingresos, en puestos de trabajo, etc.) es más visible y resulta difícil de contrarrestar con argumentos fundamentados en las consecuencias a medio o largo plazo. Por ello las decisiones de carácter preventivo se verían muy reforzadas si se tuvieran en cuenta y se comunicaran de manera más clara y rotunda los ahorros o no-gastos a largo y medio plazo basándose en experiencias de todos conocidas como el no fumar, el hacer deporte, el disponer de puestos de trabajo bien diseñados o la utilización de pavimentos que no resbalen en las plazas públicas, entre otros muchos ejemplos posibles.

 

(Artículo publicado en el diario Levante el pasado 4 de septiembre de 2011)

 
Banner
Banner

Declaración Economía y Calidad de Vida

Archivo de entradas

¿Qué es el Foro?

El Instituto de Biomecánica de Valencia acoge la III Edición del Foro sobre innovación, economía y calidad de vida, que tendrá lugar el próximo 21 de junio de 2012.
Desde la puesta en marcha de esta iniciativa en el 2010, el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación CVIDA han seguido trabajando en la conceptualización de la Economía de la Calidad de Vida como un nuevo modelo que permita el desarrollo de las personas y garantice su bienestar como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible (DECLARACIÓN SOBRE INNOVACIÓN, ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA).
Esta tercera edición abordará cómo las compras y el consumo para la calidad de vida pueden ejercer de palancas del cambio de modelo productivo.

El Primer Foro concluyó con una declaración en la que se propusieron 10 líneas de intervención y 38 propuestas concretas para avanzar en el desarrollo de este modelo.