Estudios del Futuro

Imprimir
Pedro Vera
Martes, 11 de Octubre de 2011 13:06
(8 votos)

Gaston Berger, uno de los fundadores de la futurología (no ha de confundirse con el arte adivinatorio basado en la astrología u otras técnicas esotéricas), la definía como la ciencia que estudia el futuro para comprenderlo e influir en él. La OCDE concretaba e instrumentalizaba esa definición como la observación e integración a largo plazo de la ciencia, la economía y la sociedad con el objetivo de identificar las tecnologías emergentes que reportarán los mayores beneficios en el futuro.

El término futurología o prospectiva, como se llama en España, fue acuñado en 1943 por el profesor alemán de origen judío Ossip K. Flechteim, que emigró a EEUU en 1939 donde se relacionó con autores como Isaac Asimov, aunque antes fue utilizado por los denominados futuristas que, en los albores del siglo XX, crearon en Italia un movimiento artístico y político que rechazaba las tradiciones del pasado para abrazar los cambios que introducía la mecanización. Cien años después existen profesionales que, desde una visión interdisciplinar y sistémica de esta ciencia, asesoran a entidades públicas y privadas sobre cuestiones tan diversas como tendencias, escenarios más probables, oportunidades en los mercados emergentes, etc.

Como parte de los estudios del futuro, la prospectiva tecnológica analiza el estado actual y las perspectivas de progreso científico y tecnológico para identificar las líneas de investigación en las que se debería invertir. Otra disciplina relacionada, la vigilancia tecnológica, utiliza técnicas de búsqueda sistemática, registro, análisis y difusión de información para su aprovechamiento en lo que se conoce como inteligencia competitiva, que estudia los factores que influyen en la competitividad de las empresas para diseñar las estrategias más adecuadas para ellas.

En España, a fin de reducir el elevado nivel de incertidumbre inherente a la toma de decisiones en un mundo caracterizado por el cambio tecnológico, se creó en 1997 la Fundación OPTI (Observatorio de Prospectiva Tecnológica Industrial) que, además de realizar estudios de prospectiva, ofrece servicios de vigilancia tecnológica, diseña estrategias de futuro y elabora informes periódicos sobre la evolución de las tecnologías.

Futurología, prospectiva, vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva son términos muy atractivos que, sin embargo, descansan en técnicas basadas en el análisis de las opiniones de científicos, tecnólogos y expertos para llegar a conclusiones a partir de las que, por ejemplo, se diseñan los planes y programas de ayudas a los que concurrirán las entidades para las que trabajan con la finalidad de financiar sus proyectos. Quizás esa sea la razón por la que se dice que la ciencia y la tecnología son demasiado importantes para dejar en manos de los científicos y tecnólogos las decisiones estratégicas que habrán de marcar su futuro.

 

(Artículo publicado en el diario Levante- El Mercantil Valenciano el 2 de octubre de 2011)