La base de la pirámide

Imprimir
Pedro Vera
Miércoles, 02 de Noviembre de 2011 14:09
(7 votos)

La crisis se está llevando por delante muchas cosas. En lo que al consumo se refiere, los estudiosos de las tendencias alertan sobre una creciente polarización social, que conduce a la progresiva desaparición de la gama media de bienes y servicios y al aumento del volumen de ciudadanos que diariamente compran los productos más básicos y baratos con la esperanza de ahorrar lo suficiente para, de vez en cuando, darse un capricho y emular a los que más tienen.

A medida que la crisis avanza, resulta conveniente y urgente dirigir la atención hacia los grupos poblacionales más cercanos que van descolgándose del estado del bienestar, observando a los más vulnerables, ya sea por su situación (desempleo, enfermedad,...) o por sus características personales (edad, discapacidad,...), y tratando de asegurarles una calidad de vida digna al mismo tiempo que se ofrece a las empresas nuevas oportunidades de negocio e innovación.

La realidad es que a escala mundial continúa creciendo el número de personas que no logran alcanzar un nivel mínimo de calidad de vida, de los que viven por debajo del umbral de la pobreza y componen lo que Coimbatore Krishnarao Prahalad (Profesor de la Universidad de Míchigan originario de la India fallecido en 2010) llamó la "Base de la Pirámide" (BoP en inglés), en la que más de 4.000 millones de personas sobreviven con menos de 6 euros al día.

En aparente paradoja, las condiciones en las que viven los dos tercios de la población mundial han atraído a empresas interesadas en emprender iniciativas que vayan más allá de la filantropía o de la responsabilidad social, para adoptar un enfoque que trata de combinar los fines lucrativos con los sociales, lo que inevitablemente nos sitúa ante el dilema ético de considerar que, en determinadas circunstancias, ganar dinero resolviendo problemas sociales es la mejor vía para garantizar la sostenibilidad de las soluciones que se pongan en marcha. Liberalismo clásico.

El objetivo de estas iniciativas para hacer "fortuna en la base de la pirámide" (título del libro publicado por C. K. Prahalad en 2004) no consiste en vender a los pobres cosas que no necesitan a menor precio. De lo que se trata es de innovar en modelos de negocio para atender sus necesidades de forma sostenible propiciando, al mismo tiempo, un desarrollo socioeconómico local.

Las estrategias de innovación van desde adaptar el precio de los bienes y servicios al poder adquisitivo de estas personas sin disminuir su calidad básica hasta derribar las barreras que les impiden acceder a los mismos, generando empleo, formación, infraestructuras para la movilidad, etc. La BoP Learning Global Network es la red que impulsa estos planteamientos a escala internacional, de la que forma parte la l'Escola Superior de Comerç Internacional (ESCI) de la Universidad Pompeu Fabra: Base de la pirámide.

 

Artículo publicado en el diario Levante - El Mercantil Valenciano el pasado 30 de octubre de 2011