TENDENCIAS

Imprimir
Pedro Vera
Martes, 08 de Junio de 2010 16:34
(9 votos)

A lo largo de la historia los seres humanos hemos demostrado una incapacidad manifiesta para prever cómo será el futuro porque, según parece, sólo podemos imaginarlo como una proyección continuista del presente. Sin embargo, dadas las ventajas de anticipar lo que ocurrirá, utilizamos y estudiamos conceptos como las tendencias, entendidas como la propensión o inclinación en las personas y en las cosas, o hacemos ejercicios de prospectiva para descubrir las oportunidades y los problemas futuros.

Por ello, cada año diferentes centros realizan y publican estudios sobre las principales tendencias que mueven el mundo. Entre las últimas cabe destacar cinco que, por su persistencia e importancia, parece que determinarán la forma en la que viviremos en lugares como la Comunidad Valenciana:
  1.  El envejecimiento de la población, consecuencia tanto de la mayor esperanza de vida como de la baja natalidad, que requerirá un extraordinario volumen de recursos sociosanitarios y la urgente necesidad de aumentar la eficiencia de su uso para atender a un sector de población creciente, los mayores, que experimentará grandes cambios culturales, sociales y económicos.
  2. La sostenibilidad medioambiental, como requisito insoslayable que modificará la manera en la que vivimos, consumimos o nos desplazamos, para hacer frente al cambio climático y la degradación medioambiental, y determinará nuevas formas de valorar las tecnologías en la medida en que contribuyan o no a preservar el medioambiente.
  3.  La conectividad global que, de la mano de las tecnologías de la información y las comunicaciones, ha hecho posible nuevas maneras de relacionarnos, de trabajar e incluso de pensar, abriendo multitud de oportunidades en todos los órdenes, especialmente en el social y en la participación de los ciudadanos en las decisiones que nos afectan.
  4.  El cambio en la hegemonía económica y tecnológica desde el oeste al este y, como consecuencia, en la contaminación y explotación de los recursos naturales por países como China o la India, que representan casi la mitad de la población mundial, a fin de alcanzar para sus ciudadanos niveles de calidad de vida cercanos a los nuestros, lo que, por otra parte, no será sostenible a escala global.
  5.  El desarrollo de las tecnologías GRIN (en referencia a la Genética, Robótica, Internet y Nanotecnología), que abrirán grandes oportunidades, provocando la aparición de retos sociales y culturales inéditos.

A su vez, estas tendencias generarán o intensificarán, al menos, otras cinco que transformarán nuestra sociedad:

  1. La globalización o la posibilidad de utilizar ideas, productos o personas allá donde se encuentren.
  2. La localización o glocalización, entendida como la vía de contrarrestar la globalización, dado que las personas no deseamos la homogeneización o la pérdida de nuestra identidad local.
  3. La polarización o separación de las personas en clases sociales diferenciadas en función de nuestra capacidad adquisitiva y, como consecuencia, la progresiva desaparición de las clases medias.
  4. La ansiedad o el aumento de la inseguridad o preocupación de las personas por lo que nos deparará el futuro.
  5. La búsqueda del sentido de la vida, entendida como la necesidad de comprender nuestra misión en un mundo cada vez más complejo y sometido a cambios tan rápidos que no somos capaces de asimilar a lo largo de una vida.
Con todo, si algo está claro es que el futuro es incierto y que quienes sepan manejar el cambio y gestionar la incertidumbre siempre tendrán ventaja

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el 23 de mayo de 2010)