Las estrategias competitivas

Imprimir
Pedro Vera
Jueves, 25 de Octubre de 2012 13:26
(2 votos)

En los últimos años, Michael Porter, profesor de la Harvard Business School, la autoridad más reputada a escala mundial en estrategia competitiva, autor de conceptos como la cadena de valor o el clúster, ha centrado su trabajo en la responsabilidad social empresarial y en la creación de valor compartido como forma de repensar el capitalismo. Para Porter las empresas no sólo deben ser eficientes sino que han de crear valor siendo conscientes de que forman parte de una sociedad sin la cual no podrían desarrollar sus negocios.

En la misma línea han aparecido muchos otros paradigmas alternativos al capitalismo real, como la Globalización Inteligente impulsada por la Fundación Rockefeller, que hacen uso de la innovación social como principal instrumento para crear un nuevo modelo de organización social y económica sostenible sustentada en principios éticos. Por otra parte, defendiendo estos principios desde una perspectiva estrictamente economicista, la revista estadounidense "Strategy + Business magazine" publicó en 2010 un interesante trabajo en el que se demostraba, mediante datos extraídos de las veinte empresas con mayores inversiones en innovación de ese país, que las que involucraban a los propios consumidores como codiseñadores de las soluciones a sus propias necesidades tenían más éxito que aquellas que fundamentaban sus estrategias competitivas en estudios de mercado o las que apostaban por desarrollar una oferta basada en los avances tecnológicos.

Sin embargo, en nuestro país este tipo de planteamientos parecen no existir, como se desprende de la lectura del "Avance de la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología 2013 – 2020" que la Secretaría de Estado competente en la materia acaba de someter a información pública. En el texto dado a conocer se mantienen los enfoques tradicionales relacionados con el fomento del "conocimiento de frontera", el impulso al desarrollo de tecnologías emergentes, etc., como un fiel reflejo de las políticas establecidas en las estrategias europeas. Es el caso del programa marco "Horizonte 2020", que tampoco hace gala de los planteamientos antes defendidos aunque sí pone de manifiesto la necesidad de dar respuesta, desde el conocimiento científico y tecnológico, a los principales retos relacionados con la salud y el cambio demográfico, la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible, la energía segura, limpia y eficiente, el transporte inteligente, ecológico e integrado, la acción por el clima y la eficiencia de los recursos materiales, y las sociedades inclusivas, innovadoras y seguras. De todo ello cabe deducir, como por otra parte indican los recursos consignados en los presupuestos generales del estado para el año 2013, que la I+D+i española estará guiada por una visión tradicionalista en tiempos que exigen repensarlo todo; mera tautología si hablamos de innovación.

 

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el pasado 21 de octubre)