INSCRÍBETE:
info@foro-icv.org   963879160

Diseño orientado por las personas

(11 votos)

Las personas, codiseñadoras de bienes y servicios

La información que proporcionan los consumidores es de gran importancia para abordar el proceso de diseño de productos o servicios, dado que garantiza su aceptación en el mercado al satisfacer las necesidades y preferencias de sus destinatarios, que actúan como codiseñadores de los mismos. La utilización de esta información requiere la combinación de dos tipos de metodologías según se aborde el diseño desde una perspectiva funcional o emocional.

Diseño funcional

El diseño funcional permite la utilización eficaz y eficiente de un producto de acuerdo a los objetivos de sus usuarios. Algunas de las metodologías que se usan con esta finalidad son las técnicas biomecánicas para la obtención de parámetros como, por ejemplo, el rango de variación angular del cuello al controlar los paneles de información en la conducción de un vehículo; las técnicas de usabilidad que permiten evaluar los sistemas de control de los electrodomésticos; las técnicas basadas en antropometría que caracterizan a una población de usuarios por sus dimensiones corporales; o las técnicas fisiológicas que analizan los esfuerzos musculares que exige el uso de herramientas o el nivel de transpiración asociado a una prenda textil.

Diseño emocional

No obstante, los productos y servicios poseen una fuerte componente simbólica que les confiere diferenciación. Así, a través de sus cinco sentidos, los usuarios los perciben y asocian a un complejo conjunto de mensajes y valores.

Para tener en cuenta estos mensajes y valores se utilizan técnicas que analizan las percepciones y emociones generadas por los estímulos visuales, táctiles, auditivos u olfativos asociados a un producto o servicio. Algunos ejemplos de estas metodologías son las técnicas auto-evaluativas que recogen la interpretación que los usuarios realizan de su propia reflexión; o las técnicas de análisis fisiológico y de comportamiento que miden parámetros no conscientes de los usuarios, como la reacción de sus músculos faciales ante estímulos o su estrategia visual al mirar un producto o un entorno.

Diseño de entornos

El entorno en el que se presenta un producto permite comunicar a los consumidores, de forma rápida y visual, aquellos detalles y atributos que demandan del mismo, pasando de ser un mero escaparate a convertirse en uno de los factores clave que determinan el éxito de un producto en el mercado.
Con este propósito se utilizan los living labs, en los que se analiza el mundo real a través de instalaciones que reproducen situaciones habituales para capturar, analizar y evaluar las reacciones de los usuarios ante productos, servicios y entornos. De este modo, es posible medir objetivamente la influencia del diseño en la reacción de los consumidores.

El diseño orientado por las personas, garantía de éxito en el mercado

Estas técnicas componen un conjunto de metodologías que, bajo la denominación de diseño orientado por las personas, han ido ganando terreno a otros planteamientos en los que el diseñador proyecta, sin referencias directas de los destinatarios de su trabajo, su manera de entender los productos y servicios.
El diseño orientado por las personas constituye una de las vías más eficientes para asegurar el éxito en el mercado de los bienes y servicios concebidos de acuerdo a las características, necesidades y preferencias de sus destinatarios. Se trata de un nuevo enfoque de diseño de gran interés para todas las empresas y, en particular, para las que componen los sectores tradicionales de la Comunidad Valenciana. En este nuevo enfoque el valor no radica en lo que se diseña sino en cómo se diseña.

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el 28 de marzo de 2010)

 
Banner
Banner

Declaración Economía y Calidad de Vida

Archivo de entradas

¿Qué es el Foro?

El Instituto de Biomecánica de Valencia acoge la III Edición del Foro sobre innovación, economía y calidad de vida, que tendrá lugar el próximo 21 de junio de 2012.
Desde la puesta en marcha de esta iniciativa en el 2010, el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación CVIDA han seguido trabajando en la conceptualización de la Economía de la Calidad de Vida como un nuevo modelo que permita el desarrollo de las personas y garantice su bienestar como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible (DECLARACIÓN SOBRE INNOVACIÓN, ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA).
Esta tercera edición abordará cómo las compras y el consumo para la calidad de vida pueden ejercer de palancas del cambio de modelo productivo.

El Primer Foro concluyó con una declaración en la que se propusieron 10 líneas de intervención y 38 propuestas concretas para avanzar en el desarrollo de este modelo.