INSCRÍBETE:
info@foro-icv.org   963879160

Innovación y beneficios

(3 votos)
Una de las grandes cuestiones a resolver es la definición del concepto de progreso, que ha sido discutido en innumerables ocasiones y en concreto como consecuencia de la grave crisis económica que sufrimos, cuestión de indudable trascendencia en el mundo económico y que afecta directamente a nuestras vidas.

El crecimiento de la economía se ha basado hasta el día de hoy en un incremento de las necesidades que provocan en el consumidor la voluntad de satisfacerlas mediante la compra de productos y servicios. Esta voluntad de satisfacer necesidades, es decir, la demanda de nuevos productos y servicios, pone en marcha la creación de empresas que los materializan con las correspondientes inversiones para llevarlos a cabo.

Ahora bien, el sistema contiene en si mismo efectos perversos. El legítimo afán de crear empresas que produzcan beneficios necesita un mercado que o bien exista de forma natural o bien lo creamos artificialmente mediante la aparición de nuevas necesidades que no se corresponden con las verdaderas y auténticas que sienten las personas. Conocer el mejor producto que el mercado necesita adaptándolo al mismo es una de las maneras de innovar. Para ello es preciso detectar, conocer y determinar las necesidades de nuestros potenciales clientes.

Pero el ángulo con el que se lleva a cabo la visión condiciona el resultado final. Si pensamos en consumidores compulsivos o fácilmente manipulables estaremos detectando unas posibilidades muy diferentes a las que resultarían de centrarnos en una visión más centrada en las verdaderas necesidades de los consumidores como personas. Esta última opción parece más acertada en términos éticos.

Ante esta posibilidad y para lograr la máxima eficacia y efectividad, se trata, por tanto, de conjugar ética con beneficios, entre otras cosas, porque, en todo caso, sin beneficios no hay empresa. Personalmente creo firmemente en esa combinación tanto en el largo plazo como en el corto. Una actividad frenética basada en el consumismo, en la acumulación de riqueza, en la creación constante de necesidades artificiales nos conducirá a una espiral consumista, a la codicia, a la angustia por el tener y, en definitiva, al desastre. Y esto no es un augurio sino la constatación clara de lo que ha ocurrido y de la crisis económica que nos ocupa, una de las más graves de nuestra historia.


Crecimiento basado en la calidad de vida

Por el contrario, un crecimiento basado en la calidad de vida de las personas, en sus verdaderas necesidades, no sólo pone el acento ético donde corresponde, sino que permite la sostenibilidad y fundamentabilidad del sistema a largo plazo.

Por lo que respecta al corto plazo, las empresas que innovan en productos y servicios en calidad de vida permiten diferenciarse de la competencia y ser por ello mismo más competitivas. Sus productos y servicios incorporan un valor añadido que, por satisfacer directa y naturalmente las necesidades de las personas, serán más atractivos para su consumo, lo que les permitirá ganar cuota de mercado y asegurarse nuevos ingresos para su continuidad.

De todas estas ideas y otras muchas nos ocupamos en la Asociación CVIDA y sobre estas cuestiones trataremos en el primer Foro sobre Innovación, Economía y Calidad de Vida que celebraremos en noviembre próximo con el objetivo de debatir sobre la situación de nuestras empresas valencianas y su manera de contribuir a seguir generando riqueza y empleo, desde unos principios que sitúan a las personas en el centro del proceso de innovación como medida para satisfacer sus necesidades y asegurarnos un futuro mejor y con mayor calidad de vida.

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el 4 de julio de 2010)
 
Banner
Banner

Declaración Economía y Calidad de Vida

Archivo de entradas

¿Qué es el Foro?

El Instituto de Biomecánica de Valencia acoge la III Edición del Foro sobre innovación, economía y calidad de vida, que tendrá lugar el próximo 21 de junio de 2012.
Desde la puesta en marcha de esta iniciativa en el 2010, el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación CVIDA han seguido trabajando en la conceptualización de la Economía de la Calidad de Vida como un nuevo modelo que permita el desarrollo de las personas y garantice su bienestar como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible (DECLARACIÓN SOBRE INNOVACIÓN, ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA).
Esta tercera edición abordará cómo las compras y el consumo para la calidad de vida pueden ejercer de palancas del cambio de modelo productivo.

El Primer Foro concluyó con una declaración en la que se propusieron 10 líneas de intervención y 38 propuestas concretas para avanzar en el desarrollo de este modelo.