Una oportunidad de cambio

Imprimir
Pedro Vera
Miércoles, 14 de Julio de 2010 16:51
(4 votos)
Vivimos tiempos de dificultades e incertidumbres sobre el futuro en los que el modelo que ha caracterizado nuestra economía durante las últimas décadas muestra signos de agotamiento. Este modelo, basado en el empuje tecnológico como motor de la innovación, en la innovación como estímulo del consumo y en el consumo como fundamento de un crecimiento económico suficiente para generar trabajo y salarios que hagan posible que los ciudadanos adquieran bienes y servicios para mantener o mejorar su calidad de vida, está en crisis.

Una crisis frente a la que la Comunidad Valenciana ha tenido una capacidad baja de reacción y adaptación, ya que se ha mantenido una relativa pasividad dada la situación de aparente prosperidad derivada del crecimiento de sectores como la construcción y de los directa e indirectamente relacionados con él. Por este motivo, cuando en 2008 se hizo patente el cambio de tendencia económica, nuestra capacidad de reacción y adaptación fue baja, agravada por el grado de endeudamiento público alcanzado y, por tanto, de la limitada capacidad de inversión.

Además, esta situación se plantea en un contexto donde, junto a los retos que debemos afrontar a corto plazo, hemos de prepararnos para acometer otros más graves que se manifestarán a medio plazo con toda su crudeza. Estamos hablando de los costes que requerirá la atención sociosanitaria debidos al envejecimiento de la población; los efectos del cambio climático en nuestros hábitos de vida y consumo; la posición tecnológica que están alcanzando las economías emergentes, reduciendo drásticamente el valor diferencial que la tecnología ha aportado a los países desarrollados; o los desequilibrios sociales provocados por la globalización y su efecto sobre el empleo y la progresiva desaparición de las clases medias.

Para hacer frente a estos retos en la Comunidad Valenciana resulta necesario encontrar respuestas distintas de las dadas hasta la fecha, que han estado basadas en el crecimiento del consumo.

Sin embargo, esta profunda crisis puede y debe entenderse también como un revulsivo, como una oportunidad para orientar la innovación y construir una economía desde una perspectiva distinta, desde un enfoque que permita el desarrollo de las personas y garantice su calidad de vida como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible.

Para contribuir a aprovechar esa oportunidad, el IBV y la Asociación CVIDA han promovido el I Foro sobre Innovación, Economía y Calidad de Vida, un foro que pretende ser un punto de encuentro y de debate sobre estas ideas y su aplicación en la Comunidad Valenciana con la participación de todos los agentes: las asociaciones civiles, las empresas, los profesionales, los centros de I+D+i y las administraciones públicas.