INSCRÍBETE:
info@foro-icv.org   963879160

La ciudad como laboratorio

(5 votos)
La innovación orientada a las personas se fundamenta en que éstas se integren en la cadena de valor de bienes y servicios para identificar sus necesidades, preferencias y expectativas, y transformarlas en oportunidades de negocio.

Es decir, supone la participación de las personas en la concepción, diseño y evaluación de dichos bienes y servicios como forma de asegurar su aceptación una vez lleguen a los mercados. Sin embargo, dada la velocidad con la que se mueven los mercados, en muchos sectores esta estrategia sólo es válida si las metodologías y herramientas que permiten la participación de las personas son suficientemente dinámicas, flexibles y ágiles, lo que cuestiona las aproximaciones utilizadas tradicionalmente.

De hecho, los estudios realizados en laboratorio, aunque ofrecen ventajas como el control de las condiciones del experimento y la posibilidad de obtener información de mayor profundidad y detalle, se alejan de las condiciones reales y suponen un elevado coste en tiempo y dinero.

Como alternativa, los estudios de campo, basados principalmente en encuestas y en observaciones de las pautas de consumo a pie de calle (etnografía), aunque mantienen las condiciones reales y tienen un coste relativamente bajo, ofrecen un limitado control del experimento e información que generalmente es de poca utilidad. Así pues, el reto es disponer de metodologías e infraestructuras que aúnen las ventajas de ambos enfoques reduciendo sus inconvenientes. Se trata de sacar el laboratorio a la calle, sin alterar la vida de las personas, respetando sus derechos.

Los living labs. La solución a este reto son los living-labs, ideados por William Mitchell, del MIT, Boston, recientemente fallecido. Su virtud radica en que facilitan la obtención de información de cierta profundidad procedente de una gran cantidad de personas en condiciones reales y en un tiempo relativamente corto.

Hasta la fecha, se han utilizado con frecuencia para testar dispositivos de comunicación o de información como, por ejemplo, un teléfono móvil para personas mayores o un sistema de aparcamiento. Esta idea se ha materializado en numerosas ciudades del mundo en las que, mediante el despliegue de tecnología, es posible valorar productos y servicios en condiciones reales con una cantidad importante de personas.

A principios de 2010, eran más de cien los adscritos a la Red Europea de Living Labs (ENoLL), si bien su orientación está muy sesgada al campo de las TIC. En la actualidad, aunque siguen faltando herramientas para una mejor y mayor explotación de los living labs, el concepto ha evolucionado hacia lo que se ha dado en llamar espacios sociales de innovación, en los que se involucra a todos los actores: asociaciones, ciudadanía, fundaciones, empresas, administraciones, entidades locales, etc., para trabajar en favor del desarrollo local y la mejora de la calidad de vida.

Ya no se trata de integrar a las personas en la cadena de valor, sino de que las cadenas de valor graviten alrededor de las personas y las comunidades en las que viven. Pero, como decíamos al principio, la realidad evoluciona muy deprisa y hemos de asumir que, cada vez más, una mayor parte de nuestra vida se desarrolla en Internet. Surge así un nuevo concepto, los living on-line labs, y sobre él un nuevo campo de conocimiento denominado netnografía (observación etnográfica de la red). Porque ya no basta con sacar el laboratorio a la calle, hace falta introducirlo en la Red.

(Artículo publicado en el Diario Levante - El Mercantil Valenciano el 25 de julio de 2010)
 
Banner
Banner

Declaración Economía y Calidad de Vida

Archivo de entradas

¿Qué es el Foro?

El Instituto de Biomecánica de Valencia acoge la III Edición del Foro sobre innovación, economía y calidad de vida, que tendrá lugar el próximo 21 de junio de 2012.
Desde la puesta en marcha de esta iniciativa en el 2010, el Instituto de Biomecánica (IBV) y la Asociación CVIDA han seguido trabajando en la conceptualización de la Economía de la Calidad de Vida como un nuevo modelo que permita el desarrollo de las personas y garantice su bienestar como miembros de una sociedad avanzada, además de ambiental y económicamente sostenible (DECLARACIÓN SOBRE INNOVACIÓN, ECONOMÍA Y CALIDAD DE VIDA).
Esta tercera edición abordará cómo las compras y el consumo para la calidad de vida pueden ejercer de palancas del cambio de modelo productivo.

El Primer Foro concluyó con una declaración en la que se propusieron 10 líneas de intervención y 38 propuestas concretas para avanzar en el desarrollo de este modelo.